Me he mudado, a partir de ahora puedes encontrar nuevas historias en:

http://www.control-zeta.es

Como es lógico, de ahora en adelante La Tierra de Uel no se actualizará, perdona las molestias

Por supuesto, todas las nuevas entradas podréis seguirlas a través del RSS de Control-Zeta.es


15 febrero 2006



El naufragio de los patitos de goma


Enviar por E-mail



Recordar mis datos (?)



Toda la información personal que dejes aquí será gestionada bajo los términos de Privacidad de Blogger.com Más...



Pues al final el anuncio del Seat Toledo que cuenta el naufragio de los patitos de goma no es invento de un par de creativos. El Mundo lo contaba ya hace tres años.

Desde otro lugar: Mangas Verdes

Etiquetas:




4 Comentarios a “El naufragio de los patitos de goma”

  1. Anonymous ananuska  llegó el 15 febrero, 2006 16:38 y dijo:    

    pues a mi me parece bonito...

    imagina ser todavía un niño y encontrar tu playa inundada de patitos de goma :D

  2. Anonymous SUPERLOPEZ  llegó el 17 febrero, 2006 01:03 y dijo:    

    El mundo está lleno de leyendas. Pero incluso las leyendas tienen sus límites. El domingo la televisión nos dio la primicia de un anuncio del Seat Toledo. Hace tiempo que se ha llegado a la paradoja de que lo único cercano a la realidad son precisamente los anuncios, fundamentalmente porque no pretenden engañar a nadie que ya esté previamente convencido del engaño.
    Soy un gran admirador de la publicidad y la mayoría de los espectadores saben discernir lo que hay de cierto y de falso, dónde empieza el entusiasmo y dónde la decepción de un producto. Ninguna colonia de hombre o de mujer nos lleva directamente a la cama o a la pasión desenfrenada. Ningún banco es una ONG. Ninguna agua mineral nos adelgaza por ella misma. Todo esto se sabe. El anunciante logra en 20 segundos compartir su ilusión, y de los consumidores y usuarios depende que nos la creamos.
    Pero lo del Seat Toledo llega más allá. El anuncio es el siguiente. Nos dicen, con una filmación perfecta, que el 12 de enero de 1992 un gran barco mercante cargado de contenedores zarpó de Hong Kong con destino a San Diego, en California. Nos cuentan con gran detalle que en pleno Pacífico una tormenta arrastró su carga hacia el fondo del mar. Su carga consistía en 22.000 patitos amarillos de goma. Añaden los publicistas que esos patitos consiguieron salir de sus contenedores reventados por la presión marina y llegaron a la superficie. Insisten los hipercreativos de la campaña que esos 22.000 patitos aparecieron 14 años más tarde en las costas de un lugar llamado Straffock, en la lejana Escocia.
    Y en su alarde de quimeras nos muestran un mapa mundi con la ruta seguida por los dichosos patitos. Fueron arrastrados hacia el estrecho de Bering, entre Alaska y Asia, y por un misterioso movimiento de las corrientes llegaron a Terranova y cruzaron el Atlántico norte hasta una soleada playa del país del whisky, donde les esperaban un perro, una niña encantadora y su papá con un Seat Toledo. Moraleja: lo extraordinario tiene su final en el coche cargado de patitos que se va digno y convencido por las carreteras escocesas del atardecer.
    Una historia puede ser una leyenda siempre y cuando no se la llene de tantos datos. El 12 de enero de 1992 no zarpó ningún barco llamado Old Susan de Hong Kong. 22.000 patitos de plástico caben en un único contenedor de la carga perdida. El estrecho de Bering suele estar helado en estas épocas del año, así como el resto del viaje, el estrecho de McClure y la bahía de Baffin. En el supuesto de que los patitos llegaran a Terranova, habrían sido llevados por la corriente del Labrador hasta el golfo de México, pero jamás habrían cruzado el Atlántico contra dirección. Lo mismo debieron creer Álvarez-Cascos y Rajoy cuando intentaron mandar al Prestige mar adentro con la esperanza de que el fuel se fuera hacia América, lo cual es tan imposible como que los patitos aparezcan en Escocia.
    O sea: que el Seat Toledo es un coche muy mono que sirve de pretexto a una historia extraordinaria. Ahora a lo falso se le llama extraordinario. Pero por desgracia lo falso empieza a ser habitual.

  3. Anonymous Hombre de Uel  llegó el 17 febrero, 2006 10:29 y dijo:    

    El anuncio no habla de que los 22.000 patitos lleguen a Escocia, dice cientos y además, en 14 años da para que el estrecho de Bering se congele y descongele unas cuantas veces. Parece que si que es cierto que unos cuantos patitos (y algunas otras cosas) llegaron a Escocia, y que recorrieron ese espcacio. Y además, parece ser que se ha usado para estudiar las corrientes marinas

    En la publicidad está la mentira, y jugando con esa linea fina se trazan historias para conseguir un objetivo

    De todas formas, si preguntas, casi nadie sabe que se está anunciando ;-)

  4. Anonymous raúl  llegó el 17 febrero, 2006 19:43 y dijo:    

    Es justo lo que estaba buscando. Gracias por la información.

Pon tu comentario




    Blogosfera La Tierra de Uel

Hemeroteca



Otras cosas