Me he mudado, a partir de ahora puedes encontrar nuevas historias en:

http://www.control-zeta.es

Como es lógico, de ahora en adelante La Tierra de Uel no se actualizará, perdona las molestias

Por supuesto, todas las nuevas entradas podréis seguirlas a través del RSS de Control-Zeta.es


31 julio 2006



Camino Ingles: Aspectos personales


Enviar por E-mail



Recordar mis datos (?)



Toda la información personal que dejes aquí será gestionada bajo los términos de Privacidad de Blogger.com Más...



Bueno, la última entrada sobre el camino la quiero dedicar a aquellos pequeños temas personales que quedaron fuera del relato general

En primer lugar recordar a Almudena, con quien pasamos buenos ratos de albergue y recorrimos los últimos kilómetros de la peregrinación.

También a todos aquellos que nos dieron agua, sobre todo a los que nos metimos en sus casas con mucha cara de pena

Al trío de Lugueses, que conocían el camino pero no lo enseñaron, sólo decirles que no por muchos caminos recorridos te haces mejor persona. Los detalles feos del albergue de Miño y de la fuente de Sigüeiro os dejaron muy mal.

Fue un viaje ajetreado. La primera noche, con solo 12 km ya tenía mi primera ampolla. El segundo día ya eran 5, que me hicieron empezar a pisar mal. Después de los 41 kilómetros mi rodilla izquierda empezó a decir que no quería más. Un vendaje hecho con más cariño que conocimiento (aunque había mucho de lo primero, de lo segundo sólo había lo que aprendió viendo a Rafa Nadal) que funcionó realmente bien me permitió acabar la etapa. Ese día además, aunque no me salieron más ampollas las que había habían crecido de forma espectacular hasta reventar debajo de los parches. Todo un cromo. El último día la otra rodilla tenía envidia y llegúe a Santiago con las dos vendadas (toda una tradición, en mi primer camino llegué con la pierna derecha por tendinitis) y una última ampolla para despedirme





Otro asuntillo que quizá tenga que ver con el anterior es que el segundo día me di cuenta de que mis botas, con las que había andado mucho mucho, estaban dando ya sus últimos pasos. Con agujeros en la suela, el desgaste era ya muy grande. Debí mirarlo antes, pero confiaba mucho en ellas.



Además, me quemé las orejas. Es muy desagradable. En fín, que físicamente no fue lo mejor de lo mejor



En Betanzos no nos quedó más remedio que enviar una parte del equipaje que cargábamos. Nos libramos de 6 kilos entre los dos, y las mochilas seguían llenas, así que la cosa no era despreciable. A partir de ahí vimos las cosas un poquito más ligeras. Un recuerdo muy especial para la señora que, a pesar de tener prisa, nos guió hasta la oficina de turismo. Espero que tu hija siga luchando y consiga curarse.



Es bonito ver que ponen una placa en tu honor, aunque no lleve tu nombre, como la del albergue de Bruma


Agradecer a los que leeis el blog la paciencia por soportar cambios y actualizaciones. Sobre todo a los que lo sigais por un lector de feeds, que os habreis vuelto un poco locos

Y sobre todo agraceder a Ananuska que me acompañara en el camino, me cuidara cuando me hizo falta y su ayuda para escribir este recordatorio. Nada habría sido posible sin ti

Índice

Etiquetas:




6 Comentarios a “Camino Ingles: Aspectos personales”

  1. Anonymous Luisma  llegó el 31 julio, 2006 13:20 y dijo:    

    Uff.. qué dolor las ampollas, la verdad es que supongo que al final del viaje te sentirías muy orgulloso e ilusionado pero una cosilla que te quería preguntar: durante el viaje, ¿sentiste que te venías abajo y deseaste pararlo?

  2. Anonymous Hombre de Uel  llegó el 31 julio, 2006 15:54 y dijo:    

    Bueno, es complicado. Hay bastantes momentos en los que no puedes mas y piensas en cogerte el autobus hasta el siguiente albergue. Pero tambien hubo algun momento en el que pensé que no iba a poder, que las rodillas no me iban a dejar seguir y que lo mejor era dejarlo

    Pero al final sigues adelante y acabas llegando, con una gran sensacion de esfuerzo y autosatisfacción

  3. Blogger e-ness  llegó el 31 julio, 2006 15:58 y dijo:    

    Jo, yo es que me estoy haciendo mayor y pija... eso de aguantar con mochilón y ampollas, como que no... aunque me gusta que lo haga otra gente y nos cuente historias, jeje :)

  4. Anonymous Hombre de Uel  llegó el 31 julio, 2006 16:01 y dijo:    

    Bueno, todo se aguanta... aunque todavia me va doliendo la rodilla

    Espero que hayas disfrutado entonces con la historia :D

  5. Blogger ananuska  llegó el 31 julio, 2006 16:23 y dijo:    

    El que todo se agunata lo confirmo. A mi los pies y las piernas me respondieron a la perfección, pero la espalda fue otra historia. De hecho gracias a que cargué al Hombre de Uel con "algo/bastante" de peso de Miño a Betanzos pude hacer el camino.

    Más de una vez pensé que no iba a ser capaz, otras piensas "me he vuelto loca, ¿qué demonios hago andando con kilos a la espalda a las 4 de la tarde?" Pero la experiencia merece la pena. El cómo te sientes despues de una etapa como la de Bruma, a pesar de los temblores de tu cuerpo por el cansancio, no tiene precio.

    Aprovecho aqui, y ante la falta de Blog propio, para mis comentarios personales :)

    En el camino conoces a a gente de lo más distinta.

    A la que recordaré con más cariño, quitando al Hombre de Uel, será a Almudena. Gracias por los ánimos, por las galletas, el chocolate, la conversación al llegar a los albergues...

    A los tres potugueses que nos avisaban de lo que se nos venía encima, que a pesar del cansancio tenían unas palabras amables al recien llegado y daban ánimos para seguir adelante, sólo sentí que no les volvieramos a ver una vez llegamos a Santiago.

    A los lugueses... en fin que cada cual con su conciencia, que lo bonito del camino no es ser el primero en llegar, ni es una competición que si taitantos caminos no han aprendido esto, que lo siento por ellos.

    A toda aquella gente a la que te encuentras en el camino, que te dan ánimos, que te dan agua o incluso de la ofrecen sin que tengas que decir nada, que te indican cuando estás perdido o incluso que empiezan a pitarte para avisarte de que no vas por buen camino.

    Y bueno, especial mención al Hombre de Uel, con quien hice todo el camino y gracias a él fui capaz de terminar las etapas. Gracias por embarcarme en esta experiencia que siempre recordaré con mucho cariño. Gracias por ayudarme cada vez que lo necesité, gracias por quitarme peso de la espalda, gracias por hacerme reir cuando me dolía todo, en fin, gracias por todo. nO podría haber tenído mejor compañero de camino.

  6. Anonymous Hen Wlad Fy Nhadau  llegó el 03 agosto, 2006 12:46 y dijo:    

    Eso no son ampollas son embriones de alien, y encima desde el primer día pa que luego digan que el camino no es duro... jejeje a lo mejor es que el hombre de uel no está hecho para andar

Pon tu comentario




    Blogosfera La Tierra de Uel

Hemeroteca



Otras cosas